En lo que respecta a la medicina estética, hay varias opciones disponibles para las personas que quieren mejorar su aspecto. Una opción que está creciendo en popularidad es la rinomodelación con ácido hialurónico. 

Este procedimiento puede utilizarse para mejorar el aspecto de la nariz. Corrigiendo 

pequeñas imperfecciones, mejorando la simetría o elevando la punta nasal. 

Pero, ¿cuándo debe realizarse este procedimiento? ¿Y cómo saber si es adecuado para ti? En este post, exploraremos estas cuestiones y te ayudaremos a evaluar si la rinomodelación con ácido hialurónico es ideal para tu caso particular.

¿Qué es y en qué consiste una rinomodelación con ácido hialurónico? 

La rinomodelación es una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía tradicional de la nariz, o rinoplastia. En lugar de hacer incisiones y alterar el hueso y el cartílago, se inyecta un relleno dérmico en zonas específicas de la nariz para conseguir la forma deseada. 

Los resultados son temporales y suelen durar de ocho meses a un año antes de requerir retoques. La rinomodelación suele utilizarse para corregir pequeñas imperfecciones, como un pequeño bulto en el puente de la nariz, o para mejorar la simetría.

También puede elevar la punta nasal, logrando ópticamente que la nariz se vea más pequeña.  Como es menos invasiva que la rinoplastia, las molestias y el tiempo de inactividad asociados a la rinomodelación son mínimos. Es una opción ideal para quienes desean realizar cambios sutiles en su aspecto sin someterse a una intervención quirúrgica.

Rinomodelación ¿Cuándo realizarla? 

La rinomodelación con ácido hialurónico es un procedimiento seguro y mínimamente invasivo que puede eliminar muchas de las preocupaciones estéticas que tienen los pacientes sobre su nariz. 

Mediante el relleno con ácido hialurónico en zonas clave, este tratamiento puede disimular la curvatura de la nariz, así como mejorar las irregularidades del caballete nasal y la punta. 

Además, la rinomodelación puede ayudar a corregir asimetrías y rectificar la desviación nasal. Como resultado, este procedimiento puede tener un profundo impacto en el aspecto general de la cara. 

Las ventajas de la rinomodelación con ácido hialurónico la convierten en una opción cada vez más popular para los pacientes que buscan una mejora nasal no quirúrgica.

Otros tratamientos con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia que se produce de forma natural en el cuerpo humano. Ayuda a mantener la piel hidratada y proporciona volumen. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo produce menos ácido hialurónico, lo que da lugar a una piel más seca y fina. 

Sin embargo, el ácido hialurónico puede inyectarse en la piel para ayudar a recuperar el volumen perdido. Puede utilizarse en prácticamente cualquier zona de la cara para:

  • Moldear la nariz
  • Disminuir las ojeras 
  • Aumento y diseño de labios
  • Atenuar el surco nasogeniano
  • Rellenar las arrugas faciales 
  • Relleno de mentón 
  • Relleno de pómulos hundidos 
  • Perfilación mandibular

Si estás considerando realizarte una rinomodelación con ácido hialurónico, estaremos encantados de responder a cualquier pregunta que tengas. Nuestro equipo de médicos estéticos tiene años de experiencia en tratamientos de rinomodelación con excelentes resultados. Ponte en contacto con nosotros hoy mismo para programar tu consulta y obtener más información sobre este tratamiento.

Deja un comentario