Una vez cumplidos los 40, es habitual empezar a notar cambios en el aspecto y el tacto de la piel. Las líneas finas, la sequedad, las manchas solares y las arrugas pueden pasar factura a cualquiera, independientemente de la rutina de cuidado de la piel que siga. Pero…  ¿Sabías que introducir una rutina de cuidado regular con Estética Avanzada puede mejorar estos signos de envejecimiento? 

La higiene facial profunda no puede faltar

En Clínicas Esquivel, a lo largo de nuestra trayectoria, visualizamos de forma habitual el número de pacientes que buscan tratamientos para conservar su aspecto juvenil, pero a menudo olvidan la importancia de una Higiene facial profunda con Microdermoabrasión como parte del cuidado de la piel. 

Este tratamiento no invasivo elimina la capa más externa de la piel, fomentando su renovación natural y con ello, ayudando a aliviar la aparición de arrugas, cicatrices, manchas y otros signos del envejecimiento.

“Uno de los beneficios principales de este tratamiento de higiene facial es la mejora de resultados a la hora de realizar un tratamiento médico estético. Si cuidamos y preparamos la piel antes de un tratamiento médico, dejando la epidermis limpia y uniforme, los beneficios de la medicina estética son mayores y visibles en el corto plazo. Incluir esta rutina de cuidado una vez cumplidos los 40, ayuda a conseguir una piel joven, suave y luminosa.” – Afirma el Dr. Esquivel 

¿En qué consiste la higiene facial con microdermoabrasión?

Este tratamiento está compuesto de dos etapas. En primer lugar, realizaremos una higiene completa con beneficios visibles en: limpieza, tonificación, exfoliación e hidratación de la piel, rejuvenecimiento de las células y eliminación de las toxinas del cutis.

El segundo paso del procesimiento consiste en la utilización de agua y puntas de diamante que limpian la piel en profundidad y eliminan la suciedad, las células muertas, los puntos negros y disminuyen el tamaño de los poros. Como resultado un cutis más uniforme, suave y joven.

Beneficios

  • Retira las impurezas que se encuentran en la superficie de la piel.
  • Alisa y disminuye el tamaño del poro.
  • Disminuye las líneas de expresión y las arrugas finas.
  • Aumenta la circulación logrando una piel luminosa y con un aspecto saludable.

Por todos estos beneficios la higiene facial con microdermoabrasión es un tratamiento que no puedes olvidar después de los 40. Los resultados son apreciables desde la primera sesión, mostrando una piel radiante y rejuvenecida, sin embargo a medida que se continúa con el tratamiento, mejoran los resultados.

Deja un comentario